En 2015 ha fructificado el esfuerzo realizado en ejercicios anteriores para la agilización de los procesos organizativos internos y la mejora de la comunicación ascendente y descendente para la optimización del equipo de personas que integran la empresa, cuyo esfuerzo y compromiso es crucial.

Por ello, no podemos sino repetir la afirmación de que dicho esfuerzo debe ir acompañado de un mayor consenso sobre la importancia de una buena “gestión de las personas” involucradas en el proyecto, lo que sigue constituyendo un reto para todo el equipo directivo. La Responsabilidad Social Empresarial es una nueva manera de gestionar la empresa que exige tener en cuenta los impactos sociales en el día a día de la gestión y no cabe duda de que, para ello, la “gestión de las personas” es uno de los componentes esenciales, por lo que es un reto para LIBERTAS 7 desarrollar y afianzar en los próximos ejercicios una política de relaciones humanas completa y moderna.

La plantilla media del Grupo Libertas 7 del ejercicio 2015 ha totalizado 28 personas, igualando el número de puestos de trabajo de 2014. Del total de la plantilla, 27 trabajadores son fijos y 1 eventual.

Es importante para Libertas 7  seguir una política de selección basada en el principio de igualdad de oportunidades y no discriminación y su Consejo de Administración cuenta con dos consejeras -que además ocupan la Presidencia y el puesto de Consejero Delegado- y una Secretaria del Consejo que es también letrada asesora, siendo una de las compañías cotizadas con mayor presencia femenina en su órgano de administración. Sigue apreciándose, sin embargo, en la compañía una menor presencia de mujeres en puestos técnicos y, por el contrario, una mayor presencia de mujeres en puestos administrativos, sin que se hayan detectado en los estudios realizados causas inherentes a la propia empresa y a su dinámica en sus procesos de selección que expliquen la ausencia de mujeres en puestos intermedios; siendo un objetivo deseable lograr una distribución más equitativa, lo que depende también de las posibilidades de promoción profesional, difíciles en una compañía de menos de 50 trabajadores y con una estructura orgánica horizontal, determinada por las funciones de los puestos característicos de las actividades de inversiones y promoción inmobiliaria.

Durante el ejercicio 2010, tras un estudio de las circunstancias de los puestos de trabajo y de la normativa aplicable en la materia que fue elaborado por un Comité interno cuyas conclusiones se expusieron a la Comisión de Nombramientos, Retribuciones y Buen Gobierno, se puso en marcha un plan de beneficios sociales en el que se ofreció a los trabajadores tres productos de calidad a precios muy competitivos: el cheque restaurante, la contratación de un seguro sanitario y el cheque guardería. De este modo, los trabajadores que optan por alguno de ellos, han podido acogerse a ventajas fiscales al considerarse rentas exentas en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

La seguridad e higiene en el trabajo y la prevención de riesgos laborales  son motivo de preocupación, no sólo en el estricto cumplimiento de las obligaciones legales que se impone la compañía, sino por la importancia de crear un entorno de trabajo saludable y libre de riesgos laborales. En este sentido, la sociedad adopta activamente medidas en materia de seguridad laboral y cumple su obligación de establecimiento de medios de prevención de riesgos laborales, no habiéndose registrado ningún accidente laboral en el ejercicio 2015.

Asimismo, en 2015 han continuado los programas de comunicación interna y formación iniciados ya en ejercicios anteriores. A través de reuniones semestrales de la Consejero Delegado con los trabajadores, no sólo se ha informado a los mismos de los resultados de la empresa, la marcha de la sociedad y su estrategia de futuro, sino que también se ha tratado de motivar e implicar a la plantilla en temas que afectan a la sostenibilidad de la empresa, como la importancia del trabajo bien hecho, las  medidas de ahorro energético, el reciclaje de papel y material de oficina, etc. En definitiva, aspectos que la dirección tiene la obligación de saber comunicar, pues con ello se está fortaleciendo los propios valores de la empresa que para que sean reales han de ser aceptados como propios por todas las personas que la integran. Una de las causas más habituales de pérdida de reputación empresarial es la percepción de que la dirección de la empresa no representa los valores que comunica y, precisamente, demostrar lo contrario, viene siendo uno de los retos de cada ejercicio.

2015 ha sido el primer año de recuperación después de una larga crisis económica. Por ello, sigue siendo esencial no abandonar el compromiso que, desde la cultura del esfuerzo, permita mejorar la productividad de la empresa, invirtiendo cuanto sea necesario en las personas, impulsando el liderazgo en todos los niveles y aprendiendo a contagiar ilusión, esfuerzo y capacidad de trabajo.